El artista como emprendedor

Está de más decir, que todas las ideas creativas del mundo tienen como base al arte, pero justo ahora no hablaré de ideas creativas, sino más bien del punto de vista que he abordado sobre los artistas como emprendedores.



La pintura, el canto, la la actuación, la danza, la escritura, etc, representan una manera de emprender. Si bien cada uno está sujeto a distintas variables (en la pintura, por ejemplo, el talento se plasma en el lienzo, mientas que en el canto o la actuación se mide con la puesta en escena del artista), el objetivo es el mismo: vender algo.



Podríamos entonces, hacer una analogía del talento con la calidad del producto que se ofrece (a mayor talento, mayor calidad), lo que haría al artista que lee éste artículo, tal vez, ver su obra desde una óptica distinta, esta vez como un emprendedor potencial.

Cierto es, que el arte masivo se convierte en producción, pero no podemos obviar el concepto de "idea creativa" que funda sus bases. El pintor, por ejemplo, plasma una idea en un cuadro, la cual buscará vender al mejor postor. Esto nos lleva a pensar que se trata de un producto exclusivo, desarrollado antes que la venta y que mantiene su concepto de obra artística, buscando entonces, alguien que se identfique con él. Según algunos expertos, este producto perdería tal concepto si es replicado de forma exacta un número determinado -o indeterminado- de veces. Yo pienso que no es así.



De la misma manera, este pintor "x", puede realizar una o varias obras que le hayan sido encargadas con antelación, sin que éstas obras pierdan su valor artístico. Incluso al ser replicadas, la idea, o el concepto inicial de arte se mantiene, ahora como arte funcional.

Aristóteles definió el arte como:
"Aquella producción humana realizada de manera consciente"



Por lo tanto, todo aquello que sale de la mente humana para materializarse posteriormente, se considera una obra de arte, ya sea que se trate de un cuadro, una obra de teatro o la construcción de un puente.

El actor por su parte, se convierte en un emprendedor al vender su puesta en escena, a través de la cual expresará una idea o perspectiva para su público. Hago la comparación entre pintor y actor porque, la diferencia de productos es significativa, como dije antes, la calidad del producto (talento) se mide en forma distinta para cada cual. Mientras que la durabilidad del cuadro podría remontarse a siglos, una obra de teatro es efímera, sólo prevalece la idea central en el recuerdo del espectador.

De la misma forma que con la pintura, la obra de teatro conserva su valor artístico completamente intacto, aún si fuese grabada y transmitida cada cierto tiempo por un canal de televisión, por ejemplo, lo que la convertiría entonces en película o cortometraje que en los canales televisivos se conoce como "producción", éste concepto da mucha tela que cortar y lo sé, sin embargo no quiero caer en la discusión eterna en torno a este tema.



Si llevamos esto, entonces, a los negocios, nos enfocaríamos en el objetivo principal de cada uno: Vender la obra. El pintor buscará vender su cuadro, el actor, querrá vender todas las entradas para llenar la sala de teatro o de cine con sus seguidores... Los dos necesitan marketing, los dos necesitan publicidad, los dos, ansían crecer mediante lo que hacen. Unos buscan ganar dinero, otros, expresar ideas, ambos, desean vender algo.



Durante la redaccón del boceto de este artículo, debatía con mi esposa acerca del contenido artístico de cada cosa que utilizamos y cómo, de alguna manera, se las ha ingeniado cada creador para comercializarlo, tomando como objeto de discusión el lapicero que usaba para escribir en mi cuaderno. Cierto es que hay millones de lapiceros completamente idénticos, todos replicados de un prototipo que , de alguna manera, sigue siendo una obra de arte. Un arte "funcional" del cual hablaré en un próximo artículo.

Y ya que hablamos de actores, quiero aprovechar la ocasión para hacer referencia a una gran amiga actriz, quien se ha enfocado en su obra efímera, es decir, sin grabaciones. Te invito a seguirla y, si estás en Venezuela, espero que tengas la oportunidad de ver alguno de sus performances, además, si estás interesado en el tema de la actuación, podrás instruírte a través de su perfil de Facebook haciendo clic aqui.

Si eres artista, tal vez pueda interesarte nuestra siguiente invitacion:   Unete a nuestro grupo de Facebook 

Y si ya eres artista, te invito a dar a conocer tu obra, estoy a tu orden para ayudarte con las distintas estrategias que puedas necesitar. ¡Contáctame ya!

Copyright Tu Empresa Online, 2018. Derechos reservados.

Condiciones de uso y privacidad