La fotografía de productos, por lo general es usada con fines publicitarios. El principal objetivo de esta actividad es la exhibición y como consecuencia la venta de los mismos. Sin emargo, al ser la fotografía un campo muy subjetivo, también puede usarse con otros fines, pero no hablaremos de eso hoy.

Hay muchas maneras de exhibir un producto en una foto, la más usada de ellas es tomando una foto del producto en sí y colocar algo de texto para reforzar esa imagen. Por lo general, el texto va dentro de la misma foto, así que el uso de la cuadrícula de la cámara es importante para lograr una buena proporción entre el espacio que ocupa nuestro producto y el que va a ocupar el texto. En este caso, conviene hacer una correcta selección de colores para que nuestro texto combine con la imagen, extraer uno de esos colores puede ser una de las tácticas a usar para lograr armonía en nuestra imagen:

fotografia-de-producto-para-publicidad


Por otro lado, también existen imágenes que se combinan, es decir, buscamos posicionar nuestro producto en un fondo específico y combinamos uno de los colores del fondo, llevándolo hasta el final de un nuevo lienzo, de igual forma la extracción de los colores o texturas juega un papel importante como mostraremos en la siguiente imagen:

tecnicas-fotografia-de-producto


Otra forma de mostrar un producto en una fotografía es mediante la utilización de un modelo, una persona que exprese emociones durante la sesión y muestre al mismo tiempo que está haciendo uso de los productos que queremos exhibir. Ésta técnica es usada cuando queremos proyectar una emoción en las personas que verán nuestro anuncio, por lo que realizar solo una foto se quedaría corto.

proyectar-emociones-en-fotografia


Es necesario hacer una sesión y descartar aquellas que no proyecten emociones o que se queden cortas en aquello que quieras expresar. Para esto, contar con la opinión de un experto en fotografía puede ser una opción a tener en cuenta, ya que a experiencia, hace la diferencia.

Cando usamos esta técnica, nuestro logotipo va por lo general acompañando la imagen, es decir, nuestra imagen es brandeada. Así, se reconocerá nuestra marca como la creadora de dicha campaña:

Creatividad:

De acuerdo con la técnica que hayas elegido para hacer tus fotografías, usa la creatividad. Una buena manera de representar tus productos es contando una historia a través de las fotos, algo que sin duda, engancha al espectador y crea una fuerte conexión con lo que ha visto. Fíjate por ejemplo en éstas fotos:

fotografia-de-productos-y-publicidad


Edición:

Siempre hacemos hincapié en la edición de la imagen como paso final antes de publicitar, correfir el balance de blancos y aplicar algunos efectos para la mejora del color nos ayudará a lograr una mayor nitidez y nuestra imagen se verá mucho mejor en las pantallas de los dispositivos. Recordemos que las personas que se conectan a Internet, gradúan el brillo de sus pantallas en función del espacio en que se encuentran. Por ésta razón, es importante cuidar estos aspectos.

Si has completado todos estos pasos, solo te queda publicar tus fotos habiendo desarrollado previamente un correcto plan de comunicación, y, para lograr un mayor alcance y ventas, utiliza la publicidad de pago en redes sociales (ADS). Una herramienta que te garantiza que tus productos lleguen al público correcto.

En conclusión, hacer fotografías de productos puede ser una actividad muy divertida tanto para quien toma las fotos como para la empresa que las va a exhibir. Ten siempre presente que tu lenguaje debe ir siempre en concordancia con tu personalidad de marca, de esta forma, tendrás un valor diferencial que te hará resaltar por encima de la competencia.

¿Quieres aprender más acerca de la fotografía de productos? Revisa nuestro curso online de Fotomarketing, en el que podrás aprender todo lo necesario para hacer de tus fotos algo inolvidable.

Y si tienes alguna duda, deja un comentario acá, con gusto lo responderemos.

También puede interesarte: Iluminación en la fotografía de productos