En un artículo anterior estudiamos la fase de inicio (introducción al mercado de un producto).

La fase inmediata luego de su introducción, corresponde al crecimiento. Si lo evaluamos a través de nuestro embudo de ventas, coincide con la fase de consideración, es decir, el producto está comenzando a ser aceptado por el mercado meta y el cliente ideal.

En este punto, nuestro producto ha sido lanzado y se han corregido los principales fallos de acuerdo con las reacciones a nuestros MVP anteriores, de ahí que la reacción del consumidor puede resumirse en frases como:

"Ok, le daré ua oportunidad."
"Puede ser una alternativa."

Tal como el nombre de la fase en que se encuentra, es el momento de entonces aplicar estrategias de crecimiento.

Estrategias de crecimiento para un producto, servicio o marca:


Las estrategias de crecimiento persiguen cuatro objetivos principales:

✔️Incrementar la frecuencia de consumo.
✔️Aumentar la cobertura.
✔️Expandir la distribución.
✔️Incrementar la cuota de mercado.

Al igual que en nuestro post anterior de la serie, analizaremos cada uno de los objetivos y propondremos ejemplos de soluciones:

1.- Incrementar la frecuencia de consumo:


Como en este punto, hemos podido influir sobre los consumidores al inicio, es momento de reforzar nuestro plan de comunicación y nuestro mensaje de marca, procurando que éste sea contundente y exprese nuestra filosofía.

Para esto podemos valernos de estrategias como buscar el apoyo de líderes de opinión y reforzarlo con campañas publicitarias en redes sociales dirigidas a nuestro público meta.

Cada una de estas estrategias, representa un punto importante para el crecimiento: por un lado, aumentamos la confianza del público objetivo mediante personajes conocidos del sector, y por el otro mostramos nuestro producto a dicho público, ofreciéndole la posibilidad de adquirirlo directamente en nuestro negocio local, o a través de internet.

2.- Aumentar la cobertura:


Este punto hace referencia a ampliar la zona en la que es entregado nuestro producto o servicio, buscando cubrir un poco más de manera paulatina, para de esta forma poder crecer en público objetivo y clientes.

Nuevamente, las campañas publicitarias en redes sociales y el marketing de influencers, juegan un papel importante en estos años. No debemos descartar el uso de medios tradicionales como la radio, la TV o la prensa, los cuales aún tienen un gran alcance y gozan de mayor credibilidad e influencia que los medios sociales.

Establecer un plan de trabajo con un previo estudio de las nuevas zonas a cubrir, es una decisión importante, ya que esto nos ayudará a afianzar la reputación de la marca e inspirará confianza a los futuros clientes.


La etapa de crecimiento de un producto, corresponde a una fase de consideración.


Click to tweet

3.- Expandir la distribución:


Aunque podría catalogarse como una consecuencia del punto anterior, la verdad es que no es el único factor. Expandir la distribución es el resultado de cubrir la demanda creciente de los clientes y, por supuesto, el aumento del área de cobertura.

Para expandir la distribución, la estrategia más usada es encontrar nuevos clientes mayoristas, los cuales puedan almacenar buenas cantidades de nuestro producto.

En el caso de los servicios, especialmente los que tienen que ver con el mundo digital como mentorías, formaciones o infoproductos, contar con un número más alto de profesionales es indispensable para mantener los tiempos de entrega y con ello, la buena reputación de la que pueda gozar nuestra marca.

La recomendación principal en este caso, es realizar un trabajo en espiral que permita ampliar la zona de cobertura a la par de satisfacer la demanda creciente y, evitar "cambiar de nivel" en forma brusca.

4.- Incrementar la cuota de mercado:


Como resultado de todas estas acciones, nuestro producto o servicio incrementará gradualmente su cuota de mercado. A esto debe acompañarle un plan de comunicación y publicidad centrado principalmente en difundir los valores de la marca y la propuesta de valor única, junto con los beneficios que se pueden obtener como consecuencia de la compra.

De esta manera, nuestro producto, marca o negocio, disfrutará de un crecimiento sustentable, es decir, que podrá costearse a sí mismo por medio de las ganancias que genere. Esto, siempre y cuando el crecimiento vaya ligado a una buena administración de los recursos.

Recuerda que puedes descargar la plantilla que te ayudará a planificar todas las estrategias para cada una de las fases en la que se encuentre tu producto.

Finalmente, si tienes alguna pregunta o duda, te invitamos a enviar un mensaje a través de nuestro chat o el formulario de contacto. Te responderemos en breve.